viernes, 16 de octubre de 2009

Empezar a despegar, y ajjjhh, que duele...

Fuimos a Córdoba, los dos solos, en colectivo, cuatro horas de ida, y cuatro de vuelta, y se portó tan bien. Es como que empieza a ser una compañía. Sentarnos agotados los dos en el colectivo, después de dos días de corridas, de trámites, de visitas, de reencuentros, echarnos cómodamente en los asientos, comernos unos sandwichitos, ofrecerle el jamón (porque nunca come el pan) y que me pida "pan, mamá, pan" y que lo intente abrir y meter adentro, y verlo comer por primera vez uno de esos pebetes que eran mi tentempié obligado en aquella vida pre-mamá. Y después juguito, y que después se me acomode solito contra el cuerpo y estire los pies contra el apoyabrazos y mientras Jackie Chan gritaba a todo lo que daba, ver que se iba relajando y finalmente se dormía, rendido, pegado a mí. Ajh, qué babas.
Fue también como una suerte de preparación, en cuatro días me toca de nuevo, pero ya no serán cuatro horas... serán varias más, y el arsenal con el que intentaré hacer frente a su aburrimiento deberá ser bastante surtido. Aunque no me asusta. Está cada día más grande, entiende cada vez más, y cuando pienso que hice el mismo viaje con él de un mes y medio, creo que esto va a ser tan simple como un paseo. Ajh, qué huevos.
Y yo, para no perder la costumbre, haciendo trámites hasta el último día... pero ya me quedo tranquila, dejo en manos de un tramitador lo que me faltaba, y sé que todo va a salir bien. Aunque la sonrisa desdentada, las erres arrastradas y el acento tan cerrado del hombre de traslasierra no me dejaban terminar de depositar mi confianza en él, las innumerables pilas de documentos que les sacó a los chinos, y que ellos quieran que sea padrino de sus hijos, es como que me terminó de convencer. Y bueno, de última, se quedó con 360 pesos míos, y nada más que mi título y mi analítico de la facu! Ajjjjjjjjjjhhh, cómo odio la burocracia.
Hoy a las ocho ya se despertó, besó tanto al Cau (el gato) y a Sasha (la perra), se fue a la Choco (la guarde) contento y a la vuelta mientras yo le contaba que en pocos días nos íbamos a ver a papá, me pidió ir a saludar a Miranda, a Cori, a Vicky... siento que empieza a despedirse de a poco, siento que empieza a despegarse, siento que ya tiene esa nostalgia anticipada, en algunos berrinches, en enojarse ante la palabra avión... pero también se le iluminan los ojitos ante la palabra papá! y el mar!
Y bueno, la semana que viene les cuento... gracias por acompañarme en esta vida gitana!

12 comentarios:

Alicia Seminara dijo...

Muy buen viaje Maguita y Emilio!

Morkelik dijo...

me encanto el viaje en micro!

Genín dijo...

Bueno, supongo que ya muy pronto estará la familia unida al completo!
Besos y salud

tia elsa dijo...

Y gracias a vos por compartir lo mejor de tu vida, tu hijo, tus afectos, tus miedos, tus ganas, tus sueños, mucha suerte en esta nueva etapa, tia Elsa.

Malen dijo...

Ay Magui!!! Babas, y qué huevos! Pero es tan bello tu Emilio que seguro se va a portar como un Rey, jeje.
Mucha suerte y un beso grande!

Gabriela dijo...

Que tengan buen viaje y un feliz reencuentro con el papa



Cookie

Mai dijo...

Ay Maguita! Tu relato del viaje en bondi con Emilio fue super descriptivo y emocionante. Supongo que para el viajecito en avion vas a necesitar un kilo de pebetes con jamon (si te los dejan pasar) y 3 o 4 pelis de Chucky Chan! Pero el esfuerzo vale por el reencuentro!
Son odiosas las despedidas, asi que fuerza y buen viaje.
Ci vediamo presto, carissima!
Baci

Ronnie dijo...

Nena, qué dulzura de amor ese nene!!!! No sé cómo te aguantaste las ganas de despertarlo y comerlo a mordisquitos cuando se quedó dormido tan pancho apoyadito a vos!! Me lo morfo yo virtualmente!!!

Que tengas un lindo viaje, y que empiece todo con el pie que corresponde!!!

Besotes!!!!!

quehagoaqui dijo...

Buen viaje Maguita, aunque sera dura la partida piensa en la felicidad cuando vea Emilio al papa y tu a tu amado esposo :)

besos

Mariana dijo...

Me deja tranquila que vos estes tranquila con el avion. Dentro de unas semanas me toca a mi y me tiene medio intranquila... sola con el enano.
Los niños crecen, no? Y uno hasta conversa con ellos! Que loco...

BeMe dijo...

Excelente relato!! me los imagino a los dos en el micro, sobretodo después de haberlo conocido.

Emilio es tu "hombrecito" y esa relación es divina, se nota que soy mamá de varones?? jaja

El viaje en avión será una nueva "aventura" de los dos para recordar.

besos y Feliz Día!!

Constanza dijo...

cuánta cosa toda junta!!! tenés una actitud espectacular, y éso es tener casi toda la 'batalla' ganada. vas a extrañar, claro, pero qué lindo haber podido disfrutar este tiempo en familia. y qué lindo lo que se viene. no me caben dudas. beso magui!