martes, 13 de diciembre de 2011

Aryentain

Felicidad total, después de siete años sin veranos... estoy viviendo un verano en Argentina. Algunos lo sabrán por face, para otros será una novedad absoluta, pero es así y todavía casi que tengo que pellizcarme para darme cuenta de que todos los presagios, deseos, puteadas y expresiones de necesidades varias que he ido diseminando por este blog parece que han sido escuchados por la voluntad celestial: estamos en Argentina, y me parece que esta vez es como definitivo. Y volvernos significa que a Pablo le salió esa oportunidad que estaba esperando de volver al básquet de Argentina a un buen nivel. Todo redondito. Costó el altísimo precio del estrés de enterarte un miércoles de la posibilidad, el jueves hablar con el presidente, el viernes preparar todo para ir a jugar de visitante sin poder decirlo a nadie, ganar el domingo, lunes conferencia de prensa y armar valijas y cajas, despedirse de amigos, del cole de Emi, y pedir perdón a todos los que no llegás a saludar, pero la felicidad y el vértigo son tantos... el jueves subirse a un avión y llegar a Buenos Aires, con la bebita bastante llorona, y tantos bártulos que espero no tener nunca más que cargar, despedirme de Pablo que se va camino a Corrientes (sí, nunca más penar por no conseguir yerba!) y yo subirme a otro avión camino a Córdoba. Emilio que grita "y los abuelos donde estánnnn????" apenas pisamos suelo cordobés, Fede que se calma en el instante en que respira el aire de Pajas Blancas, y sonríe a todos desde el marsupio en el que la llevo, como si supiera que ése es su lugar en el mundo. Y aquí estamos, mucha pileta, algo de toses y mocos, de nuevo en la siempre abierta y generosa casa materna, con Pablo que no deja nunca de entrenar y jugar, viendo de nuevo y siguiendo por radio los partidos de Liga, como cuando teníamos 18 años y tantos sueños. La misma gente, otra gente, el mismo sabor, la misma calidez humana. Saber que estamos de vuelta. No tiene precio.

10 comentarios:

Ana dijo...

Qué bueno!!!!! Una alegría, un sueño cumplido. Me alegro por ustedes!
Está jugando en San Martín?

beso!!! y BIENVENIDA!

Genín dijo...

Si, no tiene precio!
No sabes cuanto me alegro que todo les salga bien!
Besos y salud

Mai dijo...

Nada como el hogar!
Me alegro mucho por ustedes y por vos, porque estas fiestas las vas a pasar con calor y en familia!

Un beso grande

tia elsa dijo...

Dicen que no hay como el terruño propio, bienvenida!

Betty dijo...

Ya nos veremos entonces!
Me alegra mucho que se cumplan tus deseos.
Besos

Mili_en_apuros dijo...

Ai cuanta felicidad transmitís! imagino tu alegría y tranquilidad!

Bienvenida nuevamente a Argentina!

A very Bad Kitty dijo...

Pero qué lindo Maguitaaa!!! Saberte acá, con tu familia, para vos que valorás tus afectos tanto y sabiendo como sé lo dificil que es estar lejos, me alegro tantísimooo!!! Muchos éxitos para Pablo y un abrazo fuerte!!

Cookie dijo...

cuanto me alegro por ustedes!!
imagino tu alegria

a celebrar en familia!!

felicidades

Mariana dijo...

que lindo! felicidades para ustedes entonces... el 2012 pinta bien eh!!!

Maguita dijo...

gracias por alegrarse conmigo!!!! Anita, sí, es San Martín... besos a todos! seguiremos itinerando un tiempito más, pero por ahora, en nuestros pagos!