domingo, 31 de agosto de 2008

En viaje!

En este momento, estoy frente a la cordillera, acabamos de almorzar con una cervecita (a ver la etiqueta...) Kunstmann! Dice el mozo, muy amable, que es producida en el sur del país, en Valdivia. Sí, estoy en Chile. Y no comí salmón, pese a que mis vecinos de mesa me hicieron entrar ganas.

Hablando de mis vecinos de mesa, a veces me dan vergüenza ajena y propia los argentinos fuera del país. Si te sentás a comer en un aeropuerto, mamita, disfrutá, pará de sacar cuentas en pesos chilenos y dólares, y hasta pesos argentinos, porque no te vas a comer ni una mísera hamburguesa como la que me acabo de comer yo, que era lo más barato, pero estaba muy, demasiado rica! Y si estás en Chile, pará de preguntar si hay vino argentino. Y si pedís cheese cake, quién te dijo que está hecho de chocolate, mujer?!!

Bueno, anécdota aparte, aquí estamos, esperando el avión. Logramos que nos saquen el pasaje evitando Aeroparque (amigas porteñas no se ofendan, Buenos Aires es hermosa, pero volando prefiero ir por Chile). Y en tres o cuatro horitas estaremos tomando un avión de Air France para pasar por París, esperar otras cuatro horas allá (qué ganas de escaparme aunque sea unos minutos a respirar el mismo aire de Malén!), y luego de nuevo partiendo hacia la Roma de Marce. Y allí no sé, tal vez alquilar un auto hasta nuestra nueva ciudad adoptiva, tal vez un dirigente nos va a buscar. Estoy feliz y serena. Primer viaje de ida los tres juntitos. Primer viaje de ida con Pablo. Discusiones eternas por el equipaje, por qué prendas dejar, llevar, regalar... pero objetivo logrado al fin. Maratónicas sesiones de saludos. Despedidas eternas. Familia a pleno (faltaban los recién casados en Punta Cana, pero vía mail presentes igual).

Y Emilito hermoso, sereno también él. Dos días, dos noches de haber dormido bien. Ya no recordaba como se sentía. Sin vómitos, sin tos. Parece que después de rebotar de un lado a otro le dimos en la tecla. Y sabés dónde? En el hospital público. Me dijeron sacale ya todo, antibiótico, reliverán, todo. Es simplemente un chico muy alérgico, casi asmático. Si tenés antecedentes (sí, como no, claro, todavía me acuerdo el silbidito, la sensación de ahogo, las despertadas en medio de la noche y la satisfacción de ser la única hija de mi mamá por un rato). Y bueno, tratamiento con budesonide y salbutamol por seis meses.

Ah, sabían qué? Lo bautizamos al gordo en este tiempo que estuvimos aquí. No es que estábamos súper convencidos de hacerlo miembro de la apostólica romana, pero son ritos. Ritos y ritos, y no sé, teníamos ganas de celebrar algo. De celebrar nuestro hijo. Y así fue. La pasamos re bien, con familia y amigos, y como le regalé a mi vieja la cámara de fotos antes de venirme, y no tengo otra cosa para dejarles una postal de lo que estoy viendo por mi ventana ahora, les dejo una fotito del bautismo. Para que vean la facha del gordito, mi cara de agotada-resignada y mis queridos abuelos.




10 comentarios:

Betty dijo...

Que bueno que estés compartiendo ese almuerzo chileno con nosotros! y más aún lo de la cervecita, ya que me gusta muchísimo.

Jajja los argentinos somos de terror, queremos viajar al exterior y después nos desesperamos por los precios!

Que lindos que están todos en la foto del bautismo! Y que bueno lo que decís del primer viaje de a tres. En cuanto al equipaje, ya somos complicadas las mujeres para un simple viaje, no quiero ni pensar en hacer valijas para sólo de ida ...

Seguí posteando en los aeropuertos y sino te “veremos” en nuevamente en Italia.

Buen viaje!!

Alicia Seminara dijo...

Hola!

Es cierto, da un poco de vergüenza ajena cruzarte con argentinos por Londres a los griiiiitos, o, como me pasó una vez, cantando un tango por la calle! De terror!

Saluditos y buen viaje.

quehagoaqui dijo...

maguita que bueno que celebraste el bautizo...esta linda la foto. tu hijo es precioso.

Que rico viajar!! y claro cuando lo hacemos de mudanza o come sea en mi caso. discusiones por el equipaje son parte del viaje.

Odio tener que desacerme de cosas que aun no estoy convencida..pero mi esposo dice que tengo demasiada ropa...a mi me flata siempre jaja.

besos

NatiCeci dijo...

Maguita,
ay si de terror! somos los argentinos fuera, yo aqui en Chile me los cruzo y ni los conozcos jejeje...me emociono tu post, la foto, la despedida, el viaje, no se ando sensibilezca...que el gordo ande bien, buen viaje!

Marce dijo...

Me muero lo que te pareces a tu abuela!!.
Punto aparte, que lindo que pudiste visitar a la familia, a tu ciudad, que lindo viajarse un poco y saber que te espera un destino nuevo y seguramente sensacional. Disfrutalo. Emilito esta para comerselo. REservamelo para Olivia que entre el rubio y la morocha sacamos una mezcla que ni te cuento. besos

Malen dijo...

Qué lindo que seria que pudieras quedarte varios dias por aca! Aunque con las valijas lo unico que vas a querer es llegar a destino, jeje Entonces, tenés que volver por aca, a disfrutar del aire parisino. Y me hiciste acordar tanto a mi, esa sensacion de ahogo, si la conoceré, lo bueno es vos ya sabés lo que es y lo podés entender a Emilito. Me rei con lo del vino argentino, qué estupidos!! Pero yo me alegro porque ahora vas a estar mas cerca y te podés escapar para mis pagos, jeje. Un besote grande

ana dijo...

qué buenas sensaciones!!!
feliz porque Emilio esté mejor, emocionada por haber disfrutado a pleno de la familia y por ver tu nuevo lugar.
A qué ciudad van? no me acuerdo si ya nos contaste.

Marian dijo...

Emilio siempre con cara de contento. PObre mira lo que era... viste que el hospital publico al final...

Che, que vueltas dan ustedes con el avion?? nontiendo. Nosotros tambien tomamos Airfrance, pero BA-Paris...TGV (tren rapido)-Bruselas...y en auto a casa. pero casi ni hay espera de Paris a BRU!
Cuando te acomodes adonde estes, manda señales.
Suerte!!!!!!!

Andre dijo...

Que linda foto y lo que contás! me estoy poniendo un poco al dia con los post luego de estar un poco desaparecida...

Te mando un besote!

Cynthia dijo...

tu hijo es precioso!!!!!!