martes, 10 de febrero de 2009

Apurones de último momento

Ahora sé de dónde saliste vos, me dice mi hermana.
Mi vieja está a escasas cinco horas de subirse a un colectivo, para irse a Buenos Aires y mañana partir para aquí, y aun no tiene la valija hechaaaaa!!!!
Claro, laburó hasta último momento, quiso dejar todo listo, todo bajo control, todos los papeles firmados, etc, etc. Pero la valija, cero. Ah sí, y armó la de Luis también.
"hasta me preguntó qué me llevo", acota mi hermana, y nuevamente me río fuerte.
Me acuerdo de mis corridas, de las veces que llegaba del laburo corriendo, y fin de semana tras fin de semana me tenía que subir a un colectivo que partía en poquitas horas, para ir a ver a quien hoy es mi marido.
Justo a mí, armar fin de semana de por medio valijas, que soy negada, negada para eso.
"Falta que te diga armame las mudas", le digo a Anita...
Esa era mi pócima, mi abracadabra, cuando la cabeza no me daba más y no tenía ganas de ponerme a pensar qué llevarme, le decía que me armara ella los equipitos y la santa me armaba la valija mientras yo no sé qué carajo hacía. Seguramente me bañaba. Y no fallaba nunca.
Eso era lo lindo de vivir entre tres hermanas. Te juro que nos complementábamos a la perfección. No sólo era el guardarropas multiplicado. Era que lo que no tenía una como virtud, lo tenía la otra. Ellas las dormilonas, yo la hinchabolas que les preparaba el desayuno y las hacía levantar. Yo negada para la ropa, ellas mis asesoras de estilo, mis lavadoras profesionales, mis planchadoras, mis acomodadoras de placard. Y así infinidad de cosas.
Cuánto tuve que aprender en estos años de autonomía. Tuve que aprender a hacer todo solita. Sin Angie que lave los pisos, que deje todo reluciente en un sábado de huracán hacendoso. Sin Ana que cocinara, o que lavara los platos alternadamente.
Y eso que tengo un marido co-la-bo-ra-dor (lo aclaro porque después viene y dice que soy desagradecida!).
Pero como ellas no hay. Eramos el trío perfecto!
Y ahora no sólo me las tengo que arreglar con mi propia almita, con mi propia vida, sino también con la de dos hombres.
A veces pienso que sí, que definitivamente soy negada para todas estas cosas prácticas de la vida.
Otras descubro que no. Que es cuestión de voluntad. Y a fuerza de insistir, creo que hasta me sale bien ser ama de casa no tan desesperada.

13 comentarios:

quehagoaqui dijo...

Yo igual que tu..no tan desesperada!! pero hay cosas que si odio y son planchar camisas de mi esposo...pero es lo menos que puedo hacer por el que trabaja y asi debe ir . De alli nada mas se plancha.

Aprendi de cero igual y me costo pero ahora lo llevo bien. No soy las que ama limpiar pero lo hago y cocino rico pero por ejemplo si me quedo sola me hago sanduches o algo rapidito.

besos

p.d Hoy comente largo es que no he hablado con nadie jajajaja

Betty dijo...

Soy exactamente igual a tu vieja!!! Las valijas se arman a último momento, ya que antes, hay que dejar todo acomodado en el laburo. Lo positivo, es que así no te olvidas que es lo que ya habías puesto dentro la valija. Son años de armar bolsos jajaja
Mi hijo es el que me hace preparar su bolso, al igual que vos hacías con tu hermana, que de paso deben estar lagrimeando las dos con este hermoso post, cargado de recuerdos y por las ganas que tendrán de viajar también a verlos.
Un beso y que los disfrutes mucho!!!

tia elsa dijo...

Que hermosa relación tenés con tus hermanas! me hubiera gustado tener una hermana y cuando conozco casos como el tuyo, más lo lamento.En cuanto a que ahora tenés que hacer todo solita, evidencia que no lo hacías porque total lo hacían ellas!!! Ah! yo también armo las valijas a último momento, muchas veces vengo de trabajar, salgo esa misma noche y un rato antes empaco todo, besitos y buen viaje para tu mami, tía Elsa.

Genín dijo...

Pues yo soy amo de casa y no me quejo...jajajaja
Es cuestión de truco: La arruga es bella, ergo no plancho.
Un poco de polvo mas o menos...En algún sitio tendrá que vivir ¿No?....jajajaja Y con esa filosofia la casa no da trabajo...Es cuestión de como se mire...jajaja
Besos y salud

Anita dijo...

Qué emoción por la inminente llegada!!!
Se repartían las tareas! Qué eficientes!!!
Nosotras éramos bastante vagas, pero el tema es que nunca vivimos fuera de la casa de la flia..así que eso también hacía que fuéramos bastante cómodas.
Me encanta hacer las valijas a último momento...pero mentalmente la preparo con varios días de anticipacón. Hago así como tu hermana, mi tocaya...armo muditas y lavo o plancho lo que sea que quiero y no lo uso hasta irme.
Besos

Cookie dijo...

que lindo lo que contas de tus hermanas

y me encanto la respuesta de Genin... creo que voy a adoptar esa filosofia

Disfruta este reencuentro

paularincones dijo...

Me encantó el comentario de Genin, pero lo que más más más me gustó fue cómo pintas la relación con tus hermanas. Debe ser hermosa.

Flor dijo...

M... me perdí lso últimos posts culpa del blogroll del o...

Ahora toca ponerse al día. Mientras tanto te voy dejando un beso.

Adéu

Marian dijo...

las cosas del hogar me sobrepasan mire. PLanchar me gusta pero porque entro en estado zen... pero limpiar me saca canas verdes. Afortunadamente y lamentablemente- ambas cosas- yo creci con Matilde, una Sra que ayudaba en las tareas domesticas de la casa. Mi vieja laburaba todo el dia asi que Matilde hacia. Lo cual implicaba que yo no hacia. hAsta que un dia tuve que hacer y no sabia pa que lado salir corriendo.
Es una cuestion de voluntad y hay que hacerlo. Sobretodo con un pequenio en la casa uno no puede ser ronioso. A mi limpiar me jode, pero la mugre me jode mas... asi que... tripa corazon.
Yo tambien armo la valija a ultimo momento y sin mayores alteraciones. MI hermana en cambio, un mes antes ya tiene todo diagramado!

Malen dijo...

Me estoy poniendo al dia con los blogs. Qué linda relacion con tus hermanas! A mi me pasa lo mismo con la Rosarina, ella es la que me compra ropa, porque yo soy un desastre en ese tema, y me cocina delicias. Y cuando te acostumbras, cuesta cubrir esos vaches, no? Es como que nos complementan.
Me imagino que estaras disfrutando, asi que me alegro por ustedes. Un besote grande

Jane dijo...

Somos todas iguales. En realidad, me cuesta creer que el resto de la gente "no" sea así. Cómo hacen?

italo_argentina dijo...

Magui!
espero que estés disfrutando y que si decidis ir a Capri, el tiempo las acompane! verdad que estamos podridas de tanta agua?
me vi las fotos que publicaste! me encantaron los dientitos de Emi y sus "performance" con el mate!
Besos!

Cynthia dijo...

A mi por ejemplo, me gusta armarla a último momento. Soy de las atípicas que pone lo que va a usar. Lo mínimo e indispensable. Eso sí, apenas vuelvo, debo desarmarla (sólo por una cuestión de orden!)