lunes, 17 de diciembre de 2007

Idolos


Catedral de Brasilia, de Oscar Niemeyer.

Por estos días, cumplen años muchas personas queridas. Y dos de mis adorados abuelos han nacido en las primeras semanas de diciembre. Mi abuela Porota, ya no está, pero ha sabido permanecer en mi corazón, dejar su huella de la manera más profunda, tanto que me sorprendo siempre soñando vívidamente con ella, es muy extraño y muy bello a la vez.
El 15 de diciembre, cumplió 100 años uno de mis grandes ídolos, un hombre al que no conozco personalmente, pero a fuerza de escribir sobre él, me convertí en su fan número uno, ja! como una adolescente desesperada con el cantante pop! Es Oscar Niemeyer, el gran arquitecto brasileño, el autor de las increíbles construcciones que hacen de Brasilia la ciudad única que es. (Aquí, una nota que escribí a propósito del acontecimiento).


Oscar Niemeyer.

Y otro ídolo en la vida real sopla velitas hoy. Mi abuelo Néstor cumple 82 años. Fui su primera nieta y no olvido nunca cuánto me mimaron con mi otra abuela, Meneca, de chiquita, y todavía hoy lo hacen siempre que pueden, como si el tiempo no hubiera pasado.
Recuerdo cómo me transportaba mágicamente al mundo de los cuentos en su regazo, cómo lograba tener mi atención con su relato único de Federico y Catalina, de Hilda y Elda, algunas de mis historias favoritas. Y cómo soportaban mis insistentes pedidos de calesita, una y otra vez, incansablemente, en aquellas visitas que nos hacían en Rosario.
Ahora mi abuelo sigue siendo el mismo hombre activo y curioso, amable y sociable, va a clases de computación, chateamos y también a veces lee mi blog.
Emilio es su primer bisnieto y como tal, en el mes y medio que estuvimos en Morteros, se llevó todos sus mimos y sus palabras de amor.
No pude estar para su gran fiesta de 80, tampoco para los 81 y ahora menos, para los 82. Pero él sabe cuánto lo quiero y lo recuerdo.
Un gran hombre, un gran abuelo, ¡un enorme bisabuelo!


Mi abuelo, Emilio, y yo

4 comentarios:

Marce dijo...

Ahhh no no, nada me enternece mas que esa foto. Por empezar tu gordito es una cosita de lo mas divino y tu abuelo, que ternura, me hace acordar al mio que ya no lo tengo. Te felicito.

Marian dijo...

que linda foto!
Mi abuelo es igual, solo que con 85. Lloro a moco tendido cuando apareci por su casa por primera vez con Seba. Se extrañan un monton a la distancia.

Viole dijo...

que hermoso emilio, que hermoso italia!!!!
te leo!!!!besasos argentinossss

Faby dijo...

Q belleza está Emilio! felicitaciones nena y q suerte q pudiste compartirlo con tu abuelo! besos :)

pd: q linda italia!