sábado, 13 de septiembre de 2008

Bebito adorable

Es todavía un bebé, pero va camino, cada vez más acelerado, a convertirse en un nenito. Y a mí también, Viole, el inexorable paso del tiempo me duele a veces casi hasta las lágrimas. Tener que comprarle zapatillas con suela dura, y desechar esas blanditas tan simpáticas, de bebito, es un signo inequívoco del paso del tiempo.
Cumplió 11 meses el 2 de setiembre. Saquen cuentas, y estamos en la cuenta regresiva para el añito. ¡Qué emoción!
  • Es flaco y largo. Mide casi 77 centímetros, pero apenas si llega a los 9 kilos 300. Tiene el pelo rubio coloradito. Los ojos celestes, celestes; las pestañas largas, larguísimas. Me hace caras de soñador y la mirada le llega al cielo.
  • Hace un mes que toma mamadera, y no quiso saber nada más de la teta. Anoche soñé que tenía leche de nuevo. Y que se prendía con tantas ganas. Debo decir que extraño mucho ese momento. Pero que dormir seis horas seguidas, a veces hasta ocho, es un placer que extrañaba también.
  • Gatea para todos lados, con mucha energía, decisión, y algo de torpeza. Empezó a los 9 meses, cuando estábamos en Argentina, a pocos días de haberle sacado el arnés. Primero despacito, y arrastrando inmóviles las piernas atrás. Luego se fue perfeccionando y ahora hasta sube y baja escalones gateando. Se trepa a sillas, mesitas bajas, sillones y queda paradito. Ah, y el bidet, tiene adoración por el bidet. Yo estoy tan contenta de verlo parado que hasta lo dejo que se agarre de ese cochino aparato y después le lavo las manos escrupulosamente. Da pasitos agarrado de la silla, de la mesita, de los sillones y de mis manos, claro.
  • Dice ma ma ma, tititi, nenene, bebebe... pero no están estrictamente relacionados con lo que ustedes pueden llegar a pensar.
  • Es muy mimoso, adorable ser. Se duerme abrazado a mí, o al papá. Y cuando se despierta en la cuna no llora, te llama con palabritas aisladas, suavecito, suavecito. Y me acerco y me abraza. Y apoya su cabeza en mi hombro. Y me hace sonrisas de enamorado. Y no puedo creer todo lo que creció. Que sus acciones tienen intenciones. Que no es más puro instinto. Y que sin embargo seguimos siendo tan inseparables. Que si yo estoy mal, él está mal. Que si estoy bien y relajada, él está feliz y sano. Porque lo comprobé ahora, cuando decidí empezar a trabajar menos y a mimarlo más.
  • Adora las computadoras. Les sonríe y hasta les ríe. ¿Creerá que la notebook es un miembro más de la familia? De todos modos, trato ahora de medir mi tiempo frente a ella, porque la va a terminar odiando. Y como para que no se confundan las cosas, le compramos una todita para él. Y está feliz. Es azul y amarilla, tiene muchos botones que hacen música y sonidos, y juegos didácticos muy avanzados, pero no importa. El la abre, la cierra, se le sube encima, toca todos los botones, toca la pantalla y se enoja si se la queremos usar.
  • También le encantan las pelotas. Los genes del padre en algún lado tenían que estar, eh. Todo empezó con la roja de meteoro que le regaló la abuela malén. Era grande para sus manitos, pero la agarraba con fuerza y la tiraba. Juro que ya sabe dar pases! Aunque es mejor agarrando rebotes. Dicen que tiene movimientos de pivot, no de playmaker, ja.
  • Ama la música. Le encanta que ponga María Elena Walsh y baile para él. Aplaude y mueve su cuerpito según el ritmo. Baila. Si quieren decirlo así, baila. Se zarandea, mueve la cabeza, y sonríe, sonríe con esa bocota enorme, con esos dos únicos dientitos. Es súper simpático con todos. Basta que alguien lo salude y él ya le dedica su mejor sonrisa.
  • Le encanta el agua. Siempre disfrutó la hora del baño. Y ni les cuento la pileta. Ahora vamos a la de nuestros amigos, a matar un poco el calor insoportable de este fin de verano italiano, y se tira solito del borde, de panza hacia mis brazos. No me puedo descuidar ni un segundo porque se me zambulle de cabeza!
  • Hace burlas con su manito en la boca, no sé como explicar esta monería. Es como el indiecito, pero batiéndose el labio de abajo: brrrr, brrr, brrr.
  • Hace uuuuhhhhh, y la boquita le queda como un piquito perfecto redondito, llevándose las manos a la cabeza, siempre que quiere llamar la atención... sobre todo si se mandó una cagada.
  • Hace oiaaaa!! y se lleva el celular al oído. Y no lo hace sólo con celulares. Con todo lo que se le cruza. Desde una cuchara hasta un zapato, desde el control remoto hasta el mismo chupete.

Y así mil quinientas cosas. Pero ya no sigo, porque este post chorrea demasiada baba. Pero se lo merece. Se lo ganó. Mi transición hacia la maternidad no fue fácil. Tuve momentos de desesperación absoluta, de estrés incontrolable, de cansancio inmanejable. Y de decir por qué carajo nadie dice todas estas cosas, vos lo sabés Marian. Pero ahora sé que todo pasa, que de todo se aprende, que hay que saber hacerse a un lado, y darles el protagonismo que necesitan, también dándonos el protagonismo necesario como madres. Y que es, en muchos casos, cuestión de organización, de tomar riendas en el asunto.

Hoy puedo decir que me siento feliz. El dolor de espaldas ya es crónico, sí, pero soy feliz.

15 comentarios:

Alicia Seminara dijo...

Qué hermosa descripción de tu hijo. Tan linda como él. Me encantó leerlo y no me aburrió para nada!

Cieguilla dijo...

Que ternura tu post, Magui! Me encanto leerlo e imaginarme a Emi haciendo todas esas cosas. Me alegro mucho de que te hayas hecho amiga de la maternindad.

Besos xxx

Jime... dijo...

Me hiciste emocionar... empecé con un nudito en la garganta y bue, terminé con los ojos mojados :)
Una de ir imaginandolo, recordando sus fotos... el Rey Sol :)
Otra de recordar a los mios a esa edad, que lindos recuerdos... y saber que crecen y el dolor de espalda queda, jejejeje, pero ellos crecen y se van... me alegro de que vayan encontrando su ritmo y se puedan disfrutar.

Y de sus logros, de sus expresiones... de todo, que te puedo decir, me alegra muchisimo también.

Les dejo un beso grande!

Cynthia dijo...

me alegro mucho que pongas lo bueno y lo malo de la maternidad porque no todo es tan maravilloso como en los avisos televisivos ni tampoco todo es un asco, como me lo dijo hasta en cansancio mi madre, que se ve, no vivio para nada bien su maternindad. Imaginate la cruz que tengo con eso, porque todavia no me decidi,hay que crecer escuchando "lo peor que te puede pasar es tener hijos" de tu propia madre!
Con lo del agua te quiero comentar que aca en Australia uno de los accidentes mas comunes es que los chicos chiquitos se ahogen en la pileta, asi que NO TENGA MIEDO, TENGA CUIDADO.
bESO

quehagoaqui dijo...

Que tierna Maguita!! todo lo que te inspira Emilio...lo describes tan bien que casi lo veia mientras iba leyendo tu post.

besos y a seguir disfrutando al bello de tu bebe.

Nata dijo...

Cuanto me gustaron tus palabras y sobre todo cuando describis la forma en la que Emilio se va moviendo. Pensar que en su momento te culpaste porque tuvo que llevar un arnes y mira hoy lo bien que anda. Con respecto a lo del agua te recomendaria que averigues si por donde estas no dan unos cursos para bebes que se llaman Infant Swimming Resource. Aca podes ver un video http://www.youtube.com/watch?v=v0mUPr68x2U
Nada reemplaza el cuidado humano pero estos cursos nunca estan demas, al menos asi lo veo yo.

tia elsa dijo...

opa y como para no chorrear baba, con tu hermosa descripción es como estar viéndola y opino igual que el tiempo pasa demasiado rápido, por eso disfruta cada momento!

Marian dijo...

No vas a decir qeu yo no te avise! :)

Son asi los hijos... llega el dia que los dejas en el jardin y te dicen Chau Ma y ahi tenes que entender vos que la separacion ya empezo... empezo el dia que nacio y hay que llevarla, concretarla... ser "la madre suficientemente buena" de los libros que deja volar al hijo.
Es lo mas dificil que hay.

Disfruta del sol y la pileta... que aca ni eso ha habido!

Andre dijo...

Que hermoso post Magui! lo leía y lo imaginaba al gordito haciendo todo eso! precioso... yo estaría igual de babosa!

Silvana dijo...

Me encantan los post de mamás enamoradas de sus hijos! Cómo no entenderte, si Emilia me tiene embelesada!
Y sí...duele la espalda, poco tiempo para uno, pocas horas de sueño, pero vale la pena.

Morkelik dijo...

me encanto

(yo tambien tengo dolor de espaldas cronico, y eso que todavia no nacio)

Maguita dijo...

gracias chicas, me encanta que lo hayan disfrutado!!!

Malen dijo...

A mi también me encanto leer tu descripcion!! Qué lindo!! Es que son increibles, no? Un besote

Gigitas dijo...

Flaca, tus palabras son unicas y llenas de amor.
Te quiero muchisimo, me encanta leer tu blog y sentirme mas cerca tuyo...Haber leido el post de Emilio me llevo directamente a el. Te extraño mucho, tu hermana...

madre histerica dijo...

que lindo post

justo de lo que trata le mio. jaja