lunes, 20 de abril de 2009

el dedo en la llaga

Betty me pregunta en los comentarios cómo nació mi amor por la arquitectura y digo, pucha, me mete el dedo en la llaga. Pero me encanta también hablar de esto, se ve, porque empecé a contestarle el comentario y se me hizo casi un post.
Mi papá era arquitecto, así que la arquitectura es como parte de mi vida desde que tengo razón de ser. Cuando era chiquita me sentaba sobre su banqueta en el tablero y usaba las plantillas y hacía cientos de dibujitos y casas, y en mi futuro no me veía como otra cosa que no fuera arquitecta... luego me di cuenta de que no tenía talento para dibujar; y que me gustaban otras cosas (como escribir), y estudié comunicación. Y después, el destino, curiosamente, me fue llevando hacia la arquitectura nuevamente.
Pura casualidad, sí, porque no es que me puse a escribir notas de arquitectura y ver quién me las publicaba, sino que la editorial en la que trabajaba, allá en aquel turbulento 2001, hizo una propuesta para el suple de arquitectura de la voz, y lo ganamos. Pero también me gusta, me apasiona, y me encanta -como dije antes- aprender mientras escribo. Mi hermana, también periodista, trabaja en la revista del colegio de arquitectos de córdoba, y en otras revistas relacionadas, y también colabora en el suple de arqui, y a veces reflexionamos cómo increíblemente terminamos relacionadas con la profesión que mi viejo amaba. Mi otra hermana, la que heredó el talento y el buen gusto de mi papá, trabaja en eventos, otra faceta que él adoraba y donde siempre que podía dejaba volar su creatividad: en los stands de nuestro negocio en las ferias, como jurado de desfiles, decorando mesas, organizando juegos para nuestros cumples, disfrazándose de payaso o de médico loco. Y mi hermano, la música y la psicología, su otra vocación...
Quién puede dudar de que estás acá, todavía, entre nosotros, metiendo el dedito como te hubiera gustado en cada momento de nuestras vidas.


ves lo que te digo? mi papá hacía estas cosas, por ejemplo... y sigue haciendo travesuras. como que yo me encuentre un mail de mi abuelo "néstor" que comparte este hallazgo, de alguna navidad del año 81, quizá 82 (antes del nacimiento de angie) minutos después de que yo haya hecho este post.

12 comentarios:

Betty dijo...

Me alegro de haber puesto ese "dedo en la llaga" !!
Has encontrado un punto en común con tu profesión y la de tu padre, y lo haces muy bien, que también es algo importante.
Gracias por compartir un poco más de tu historia con nosotros.
Besos

Malen dijo...

Aca sigo lagrimeando después de leerte. Me emocioné mucho mucho. Un besote enorme

Maria dijo...

todos los dias me sorprendo un poco mas de las "señales" en mi vida, a vos se ve que tambien te pasa. esos momentos comunes en que estas conectada con los demas desde el corazon.
un beso grande.

quehagoaqui dijo...

que lindo post!! de verdad emociona.

un beso

Anita dijo...

es algo que una nunca hubiera imaginado... eso de terminar relacionando nuestro quehacer diario con una actividad que es propia de alguien más en la flia.
Amé esa tarjeta!
nosotras hacíamos unas parecidas!!!!
Y tu hermana, Ana Clara como yo... jajaja
beso

Marian dijo...

Que lindo post... no digo mas nada porque me dejo asi...cosa.

Genín dijo...

¡Bonita llaga!
Y no menos bonito el dedo de Betty...jajaja
Besos y salud

Yeyu dijo...

q lindo post, nos emocionaste a todos.
a mi tb me encanta la arquitectura y todo lo q tenga q ver con disenio.
buona settimana!

Maguita dijo...

Betty: en algún momento iba a contarlo, pero vos fuiste muy oportuna!

Malen: imaginarás que por aquí también hubo alguna que otra lagrimita de tocayas, je.

María: señales! señales! sí, están todo el tiempo... no sé si somos nosotras que las buscamos porque las queremos ver, o que simplemente están.

Karli: gracias!!

Anita: lo que más me gustó de la tarjeta fue ver la letra de mi papá, y su idea... "agüelo etlo", siempre tan creativo, siempre tan presente.

Marian: dejarte sin palabras a vos!

Genín: ja! tus comentarios siempre, siempre tan originales.

Yeyu: :)
hay tanto para ver y leer sobre diseño y arqui!!! es fascinante!

Ronnie dijo...

Ay! Magui, me encantó la historia y cómo "cerró" todo!!!

Encima me sentí AHI tal cual: mi viejo también es arquitecto y diseñador industrial, y de chicas con mi hna. jugabamos todo el tiempo a armar casas, dibujar planos, etc. Hoy de grandes también disfrutamos muchísimo "mostrarnos" tal o cual casa dibujando el planito (con las reglas y todo!!) y conocemos de memoria todos los journals de arquitectura y diseño que no se venden en el kiosko.

Pero la elección de las profesiones fue diferente, ya que llegado el momento de empezar la facultad, tanto mi hermana -dotadísima para el diseño- como yo -enamorada de los números- esquivamos la arquitectura concientemente por la mala [no] relación que teníamos en ese momento con mi papá. Cosas de la vida que siempre hicieron que nos quedara la asignatura pendiente, y que sintamos la arquitectura como propia, como en tu caso.

(Compuestas las relaciones, todo ésto que te cuento como tan simple y obvio quedó más claro!!)

Besotes Maguiiiiiiii

tia elsa dijo...

Magui, que emotivo lo que contás y viste? son las causalidades por las que escribiste este lindo post que nos acerca más a vos. Besos tía Elsa.

Maguita dijo...

Ronnie: quedó clarísimo!!! gracias por compartir tu historia conmigo.

Elsa: gracias y besos para vos!