miércoles, 8 de junio de 2011

cambio de hábito

Bajé las revoluciones, empecé a dormir más (simplemente a dormir, y no ese simulacro que hacía antes), bastó que la doctora me alarmara un poco y me dijera que la panza estaba medio chiquita y que la beba al límite de peso para que la culpa de madre me asaltara y se apoderara con todas sus fuerzas de mí. No alzar a Emilio, no agacharme y levantarme mil veces a juntar juguetes o a jugar con él por el piso, o jugar al fútbol o al básquet... ah, ahí me cuesta un poquito más, pero también trato de que él entienda mis no.
Pero parece que surtió efecto. Más allá de que empecé a cosechar los primeros "qué panza grande!" en el octavo mes de embarazo, finalmente, ayer tuve la confirmación con mi doc que también me dijo que en quince días de este "cambio de hábito" la panza creció visiblemente y la altura uterina había aumentado muchísimo!!
Mientras tanto, Emilio está terrible, terrible, terrible con todas las letras. Pero creo que alguna que otra razón tiene, no? El papá que se quedó allá, acá que es todo nuevo (divertido, copado, pero nuevo en fin), adaptarse a un nuevo jardín, a nuevos horarios, la hermanita en ciernes... me llama la atención que pareciera no extrañar tanto a Pablo, pero se ve que son rasgos de su personalidad, que no expresa demasiado, porque por ahí le salta la ficha con cosas extrañas. Debe haber dicho sólo dos veces "quiero a papá" desde que llegamos. Pero a veces se pone sensible y llora por nada cuando vemos o hablamos de cosas relacionadas con Pablo. Ya no queda nada. En exactamente una semana estaremos yendo a buscar al reciente campeón (sí sí, dos al hilo) al aeropuerto de Córdoba!!!!!!
Yo ando como si... no sé... como un retorno a la adolescencia, serán los instintos y las hormonas, las puertitas del cerebro que empiezan a cerrarse, diría la psicóloga del curso preparto al que voy, una necesidad así como medio posesiva de Pablo, una ansiedad medio estúpida de que "viene y lo tengo que compartir" que hacía años y años no sentía. Y bueno, en la cuenta regresiva al parto se nos permite casi todo, no? como perder la billetera y buscarla durante horas, y que esté abajo del asiento del auto, ése que juraste haber revisado dos veces súper bien... o al día siguiente de ese episodio y habiéndote martirizado jurando poner cabeza, te dejes en la primera visita a amigos la cartera olvidada... juro que hago mi mejor esfuerzo, pero tengo un problema vital con llaves, teléfono, cartera y billetera. Siempre lo tuve. Y embarazada, mejor ni hablemos.
Se levantó el niñito, vamos a prepararnos para el primer turno de jardín... lo estoy mandando dos o tres horitas a la mañana y dos horitas a la tarde. Se divierte muchísimo pero cada día es una lucha para convencerlo. Esto no termina másssssssss!!!!!!! es la lucha eterna entre la guardería y el "me quiero quedar con vos mamita linda"!

5 comentarios:

Alicia Seminara dijo...

Qué poquitoooooo faltaaa!!!

Besotes y que sea todo con salud y bienestar, como dicen las abuelas!

Mili_en_apuros dijo...

Cuanto me alegro de que puedas cambiar tus hábitos y todo marche sobre ruedas! Es todo un cambio el que están viviendo y los sentimientos están a flor de piel por lo que todo se debe vivir con más adrenalina...pero bueno...será cuestión de seguir acostumbrándose a los nuevos hábitos y recibir en las mejores condiciones a la pekeña que viene en camino...

Mucha mucha suerte! Admiro tus fuerzas para vivir ésto lejos de Pablo!

Mai dijo...

Falta poco Maguita! No me pongas a dieta a la Fede que la queremos bien gordita!

Que Emilio esté terrible, es màs que justificado. Demasiados cambios!

Qué grande Orlandina!!! Parece que Federica se vino con un campeonato abajo del brazo! Felicitaciones a Pablo.

Y un super beso para vos!

Ana dijo...

Qué bueno Magui!!!! Falta...nada!
Felicidades al bi-campeón! Yo siguiendo el otro campeonato...jua!

Todo está permitido a esta altura, no??? Reclamos de hijo, reclamos de esposa y a disfrutar!!!!

Leo siempre, aunque no comente tan seguido.
beso grande!!!!

Genín dijo...

¡Mucha felicidad para la familia!
Salud y besitos