viernes, 4 de enero de 2008

Resaca de fiestas

La mesa de Navidad: antipastos.


Les debía los comentarios de las fiestas... pero tenía resaca.
No de ésa que dura hasta la noche del día siguiente, no de ésa causada por las varias copas de champagne, o los litros de cerveza. No no. Ahora, con el crío, la resaca es distinta. Es resaca de cansancio, de falta de sueño, de "neo mamma", de "neo casalinga" (léase: mamá primeriza, ama de casa inexperta). Sobre todo cuando la pequeña familia tiene una vida social bastante agitada. Resaca social, podría decirse.

Primero, para Navidad vinieron amigos argentinos, Teby y Lu, una pareja, él es cordobés y también jugador de básquet... digamos, están en la misma que nosotros. Se quedaron una semanita. Divinos, me ayudaron un montón con Emilio, con la casa, y todo... pero quieras o no, una se cansa...

La Nochebuena estuvimos acá en casa (bueno, Año Nuevo también, se convirtió en un resto-pub-hotel para las fiestas nuestro hogar), con estos chicos, y con un compañero de Pablo brasileño Paulinho, y su mujer Bárbara y su hijito, Felipe. Cada uno cocinó algo, y la pasamos muy bien. Terminamos la noche jugando a las cartas, al UNO. Dicho sea de paso: para tener en cuenta, Bárbara trajo un Salpicão carioca, un salpicón, muy bueno! Lleva pimiento, manzanas ralladas, choclo, pollo, zanahorias también ralladas, uvas pasas, y todo condimentado con mayonesa y yogur magro. Ellos, en Brasil, lo comen con papitas fritas bien finitas arriba. Queda bien el contraste. ´

Lu y yo aportamos la típica ensalada rusa, después un pollo al champignon, y panqueques (los ya famosos) de postre.
Para el Año Nuevo mis niveles de estrés subieron bastantito... prácticamente todo el equipo de Pablo en casa... mamma miaaaa! Y acá estamos hablando de varios italianos. A mí me hablan de que vengan italianos a comer a casa y ya me estreso, porque son muy rompe con la comida, muy estructurados! Pero con Bárbara, como buenas latinas, no nos complicamos y enseguida tomamos la delantera ofreciéndonos a hacer lo que nuestras humildes manos podían para el "cenone": por mi parte, lasañas, matambre arrollado (salió duro, bua!) y cheese cake (ya se los puse en el post anterior, perdón, pero estuve un poco traumada, je), y Barbi, el famoso salpicón, un carré de cerdo espectacular, y mousse de chocolate de postre... todo buenísimo. Las italianas la verdad, se la tomaron tranqui, una las bebidas, otra los antipastos, y una tercera las lentejas y un estilo pastel de papas (esa trabajó un poco más).

Mesa de Año Nuevo: parte del batallón.

Al final todo salió bien (exceptuando el matambre que estaba duro como una piedra, pero bueee, me salvó el carré de Bárbara), y sobró un montón. Así que la sucursal de la "fonda del pinchazo" (como le dice mi abuelo a su casa cuando nos instalamos pensión completa ahí) estuvo abierta todo el primero de año: almuerzo mitad del batallón, merienda incluida, y cena la otra mitad... yo agotadísima, en el medio tenía que entregar las páginas ("los diarios no tienen feriados", si habré escuchado esa frase de mi jefe!), Pablo lavando pisos (cómo será que me habrá visto cansada), y Emilio feliz como siempre, cuando hay joda él está chocho de la vida!

Para concluir, a medianoche cayeron... chan... los hinchas del equipo!!! Hubieran visto mi cara cuando los veía pasar, uno, dos, cinco, ¡¿cuántos?! Un poco más de respeto cheeee! Esto es una casa de familiaaa!! En fin, que terminé el primero de año haciendo café para ocho, lavando platos de diez, y partida en mil pedazos!!

Ahora estoy haciendo cura de tanta sociabilidad, recluyéndome en casa y leyendo blogs! obvio! ¿me estaré volviendo ermitaña?


¿Ya se fueron todos?

6 comentarios:

Cieguilla dijo...

No te preocupes que con tantas visitas estas lejos de ser ermitaña!

Me mato la cara de la ultima foto! :-)

Besos y feliz 2008 xx

Marian dijo...

que lindo que esta Emilio!
Al final no se que prefiero, si estar a lo loco como vos, o solos aca en casa! Tu marido es la estrella del equipo o algo asi que todos deciden ir a parar a tu casa??

Marce dijo...

Maguita, mi amor, asi no hay cuerpo que pueda resistir. De entrada te digo que tu marido te tiene que hacer un muralito, porque has sido esposa ejemplar: cocinar, limpiar, atender, encargarte de Emilio, estar bonita para los invitados, ayyyyyyyyyyyyy que cansancio. Te mereces unas vacaciones comprando comida hecha!! Bueno, ya todo paso, asi que avanti que con ese gordo divinisimo que tenes toda la energia es positiva (igual te comprendo el cansancio de madre. Tadeo tiene cinco y sigo llegando agotada a la noche)Besos.

Lina dijo...

Oh! Me encantan las visitas... tener la casa llena de gente... que afortunada.

Que lindo está Emilio. La foto con el gorro de Papá Noel es lindísima...

¿Qué tal se portaron los Reyes Magos?

Besitos

Maguita dijo...

Ceci: así es... la verdad que con Pablo, imposible convertirse en ermitaña, cómo le gusta "estar en compañía" a este chico. Y yo también soy así, obviamente, pero me gana por lejos...

Marian: y... un poco de equilibrio es lo mejor, no? Una fiesta a lo loco y otra íntima, qué sé yo. Creo que si no hubiera sido que tengo pocos meses de madre, no me hubiera resultado tan agotador. Y Pablo... qué sé yo, es muy particular, no es precisamente la estrella, pero es un tipo súper simpático y entrador, siempre disponible. Y por suerte este año hay muy buena onda con todo el equipo, hay veces que no se forman grupos tan lindos.

Marce: exacto, cómo me entendés! Pero no no no, qué vacaciones con comida hecha!! a los dos días ya me estaba trayendo gente a cenar de nuevo, este chico es insaciable!!! Pero lo de la energía positiva es cierto, a veces duermo cuatro horas y lo veo a Emilio y no me importa nada, siempre tengo fuerzas para jugar con él, para hablarle, para reírnos...

Lina: sí! a mí también me encantan las visitas! Pero a veces, no me la banco. "Calavera no chilla", decimos nosotros... o sea, si te gusta la fiesta, a aguantarse las consecuencias! Los Reyes mal... acá en Italia pasa la Befana, que es una bruja, no sé por qué esa costumbre distintas a nosotros hispanos, y regala caramelos si los chicos se portan bien, y carbón si se portan mal, jeje. La verdad que no tuvimos tiempo de salir a comprar nada. Mi madre ya me retó, porque aunque el bebé sea chiquito y no se dé cuenta, dice que igual tendríamos que haberle hecho algo. Será para la próxima!

Ah, Emilio agradece los cumplidos a todas!! Le encantan las mujeres guapas! Besos.

Faby dijo...

nooooooooooooo, esa ultima fotis: MORTAL!! es para cuadro! q divinura! jaja
Besos linda y q bueno q hayas pasado TAN lindas fiestas :D