viernes, 28 de mayo de 2010

Algunas del Rey Sol

- El niño me salió medio tuerca, como el padre. Aquí en Italia, donde hay más autos que personas, y donde la gente parece que es alérgica a caminar aun en un pueblo de dimensiones totalmente manejables a pie, está de parabienes. Camino a la guardería, va preguntando el nombre de cada uno, y yo respondo. Su favorito es el Cinquecento nuevo. Grandes exclamaciones cuando ve uno. Pero también el viejito. Nuestro Fitito. Ahí la locura es total, porque hay menos. Y me hace acercar, y lo mira por todos lados "fitiiiito, fitiiiito", le dice. Hoy por hoy, conoce casi todas las marcas. Yo me sorprendo de que un logo chiquito pueda quedar tan impreso en la memoria de un nene. El otro día fue al gimnasio con el papá, y después de haber dado vuelta medio templo del sudor (Marian, te robo el término), salió disparado a hacer gala de sus saberes automovilísticos. "Fiat Panda". "Uy, muy bien". "Fiat Idea". "No, no es posible" (sí, sí que lo es, martillamos con el asunto desde enero). Y luego empieza el momento de las pavadas. Ve un BMW y dice "Audi". "No, no, hijo" (el padre nervioso). "Sí, sí, Audi". Y todos ríen y siguen festejando sus disparates.
Suben al auto, pasada media hora, y muy serio lo mira por el espejito a Pablo y le dice: "Era una biemvú*, papá".
- Pero también, nos salió muy religioso. Ahí ya no sé a quién echarle la culpa. Ojo, que a pesar del escepticismo de los padres, no sé bien cómo explicarlo, me gusta su espiritualidad. Me gusta que espontáneamente, después de que fuimos a la iglesia de Tíndari, me pida siempre, siempre "vamos a la iguesha mamá, a vé Maria-Quesú". Una única entidad para él. Que ayer, por ejemplo, lo haya escuchado decir entera la bendición de la mesa, que hacen en la guarde: "Siiiiignooore, benedice a noi e a questo cibo che stiamo per mangiare, e a tuuuutti quelli che non ce l'haaaaaanno"** (con el cantito típico de las cosas que aprendemos en la escuela). "Nel nome del Padre, del Figlio, lo piritotanto, aaalennn"***.
Un día le pidió a su papá ir a la iglesia, así, de la nada. La iglesia del centro de Capo. Entraron y vio la típica imagen de Jesús, con taparrabos apenas, y los brazos abiertos en la cruz. Miró un poco y después preguntó muy serio: "¿está tomando sol, papá?".

*: biemvú=BMW
**: "Señor, bendícenos a nosotros y a esta comida que estamos por comer, y a todos aquellos que no lo tienen" (o algo así)
***: "En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén"


Faltaba la foto, el niño de los pelos volados, y el padre lavador de platos

9 comentarios:

Nata dijo...

Me mori de amor con estas anecdotas. ¡Gracias por compartir estas cosas tan simples de la vida pero que a su vez son hermosas!.

mardevientos dijo...

Espiritual y religioso?? Eso es el aire siciliano!!
Que grande...!
pero el biemvú me mató!!

Betty dijo...

Que divino este Emilio!!!

Es imposible no "derretirse" con estas anécdotas!!

Besos

Constanza dijo...

jajaaaaaaaaaaa!! me lo como a besos! qué hermoso está, y la de cristo tomando sol es mundial!!! buenísimo esto de tener blós para no olvidarse de esas cosas! besos magui!

Mai dijo...

Muy buenas anécdotas del rey de la casa!
Encima de saberse todos los autos le toma el pelo al padre! Es genial!
Qué querés si acà tenés una iglesia cada 2 metros! Obvio que se iba a contagiar un poco de catolicismo...
Muy buena la foto... el niño juega, el padre sacrificado lava los platos y la madre, saca la foto! jajaja
Besos Maguita! Se te va a extrañar... estando tan cerca no pudimos conocernos... snif snif

Luna dijo...

jajaja que gracioso el niño. Lo que no he entendido es lo de "biemvú".

Maguita dijo...

Nata: de nada, gracias a ustedes por la pacieeeencia!

Mar: exacto!! aire siciliano a full. Al principio no sabés cuánto, cuánto me chocaba cómo está tan metida la Iglesia en todo. Y que a la gente le parezca normal. Pero escucharlo a Emi hacer la señal de la cruz, o decirme "quiero hacer la preghiera", así solito, me mata.

Betty: y ya lo verás en persona!!

Cons: hacía unos días que dábamos vueltas con estas anécdotas, Pablo las cuenta por aquí y por allá, y sí, hay que dejarlas registradas! larga vida al blós!

Mai: nos toma el pelo a cada rato. Llega también ese momento con estos enanos, vos podés creer! Escuchame una cosa, todavía no me voy!! Ayer me tiré el lance de ver si nos podíamos dar una vuelta por Agrigento, quiero ver los templos! y de paso me daba una vueltita por tu casa... pero don marido no tiene muchas ganas de agarrar el auto, me parece. Vamos a ver si sigo con mi laburito de hormiga y lo convenzo.

Luna: Biemvú es BMW, tal como lo dicen aquí en Italia. Dudé de cómo escribirlo, pero me parecía que perdía sentido si ponía las siglas. Ahora voy a aclarar. Gracias por pasar y comentar.

Besos!

Mariana dijo...

ajaajjaja esta tomando sol... si querido... pose comoda... que maravilla ese niño tuyo!!!!

Maguita dijo...

comodísima, una reposera capaz era mejor, no? besos marian!!