viernes, 21 de noviembre de 2008

Olor a invierno

Frío, húmedo, que te cala los huesos, que impregna cada cosa con su frescura gris, pero hermoso al fin. Me gusta sentirte, cuando llegás así, definido. Me traés recuerdos de otros tiempos, en que con la bici desafiábamos el viento en contra para llegar al club. O cuando corría los metros que me separaban del cole, para llegar temprano, y a veces volvía sobre mis pasos. Porque me olvidaba un cuaderno, un libro, los papeles glacé. Y al final de nuevo llegando casi tarde, maguita, otra vez. Frío, frío, un frío gentil pero marcado, como el de los desfiles de 25 de mayo, en el que las eternas medias tres cuartos fallaban en su intento de apaciguar el temblor de esas piernas cada vez más largas, cada vez más flacas. Pero sobre todo frío de smog, frío de humo, frío de las siete y media cuando la noche recién se despedía. Cuando clary me esperaba abajo, y cómo hacés para fumar a esta hora, caminar casi correr quince, veinte cuadras, cuántas eran, atravesar ciudad universitaria creyendo haber dejado la fiaca por el camino. Y a veces no, la cabeza igual se nos caía de sueño. La nariz congelada, camperitas de jean, siempre esquivas a los abrigos gordos, mi mamá me ofreció el gamulán, a lo mejor lo reformo y lo uso. Frío de nuevo, frío húmedo, frío que se huele y se entremezcla en los recuerdos con aquel penetrante aroma del querosén, con las estufas repartidas por toda la casa, con esas bolsitas chorizo de arena abajo de la puerta para evitar que se cuele el vientito sur. Cuántas sensaciones te puede traer abrir la ventana un día gris, a las siete de la mañana. Un despertar de los sentidos, un despertar de la nostalgia.

9 comentarios:

Malen dijo...

Ay Maguita! Qué increible este post!! Tantas sensaciones juntas, tantos recuerdos! Porque estamos sincronizadas con los olores, jeje, yo pensaba hoy en lo mismo, en el olor a humedo del aire frio, que es tan especial, que en el momento te deprime y después te lo acordas con nostalgia, porque va unido a otros recuerdos. Y el olor a querosen, son mis dias de facu, estudiando con mis amigas, el olor a pucho, que todavia extranio, jeje. Me encanto tu nostalgia, me arrastro a mi. Te mando un beso grandote

Alicia Seminara dijo...

Si, es verdad, el invierno te despierta nostalgia y para peor están las fiestas! Lo que aquí llaman el Winter Blues, ese período post fiestas donde todo el mundo anda medio depre!!!

Besos!

hanniani dijo...

Me encanto el post...Pura poesia desde el corazon!!!
Besos!!!

Marian dijo...

a mi tambien me da nostalgia el invierno... me hace guardarme con un tazon de te... torta... porque sera que uno se acuerdo de esas cuadras que se sufrian hasta el cole...

tia elsa dijo...

Ay Maguita que hermoso post, me emociona te juro, a mi también me vienen tantos recuerdos, escribiste nena con el corazón y asi salió este post, maravilloso! Besos tía Elsa.

Betty dijo...

cuanta nostalgia, emociones y recuerdo en este post!! maravilloso!!

muchas cosas las viví, otra las vivió mi hijo que estudió en Cordoba, como te decía... hermosa entrada

un beso

Maguita dijo...

Malen: la verdad que me desperté, abrí la ventana, y enseguida se me vinieron todos los recuerdos de golpe. Hacía mucho que no sentía "este" frío, es un frío parecido al de mi infancia y al frío de córdoba de hace unos años. Cómo será el frío parisino? Tus posts me acercan un poquito...

Ali: Estamos a full con el Winter Blues entonces! pero las fiestas todavía no pasaron, estamos al horno!

Hannia: Gracias! ;)

Marian: Acá estoy, tazón de té en mano! la torta me la debo, el niñito está en plena siesta y voy a ver si me doy una vuelta por tu shoppe! yeah! A mí el cole me quedaba exactamente a una cuadra! Pero me acuerdo sólo de esos dos años que fui a la mañana, el resto, siempre a la tarde. Y a la facu también, de mañana. Por eso los recuerdos del frío matinal de las 7.30 son sólo de aquellos años!

Tía Elsa: Qué alegría que te lleguen al corazón las palabras! Gracias por leer.

Betty: Gracias por los halagos... gracias por leer.

Besos!

Maria Andrea dijo...

Es increible como el viento, el frio, los olores pueden traer tantos recuerdos! Me hiciste acordar al papel glace', a las estufas a gas...... Hoy aqui' amanecio' un poco nevado, esto no me trae recerdos porque es relativamente nuevo para mi. Tanti baci!

Ronnie dijo...

Sinceramente, el invierno no me transporta a ninguna época o imagen de mi vida, pero sí siento ese poder de impregnarte de la frescura gris que describís.

Me encanta la nariz fría del invierno.

Hermoso post.