lunes, 10 de noviembre de 2008

Weekend de eventos insólitos

Los fines de semana suelen ser bastante rutinarios en nuestra vida. Y podrían clasificarse en tipo A: Pablo juega de visitante; y tipo B: Pablo juega de local. Los domingos tipo A me la paso sola, él parte temprano, a veces tengo alguna que otra invitación a comer, o a la tarde me doy una vuelta por la casa de mi amiga, también ella mujer de estos maridos de domingos ocupados. Los tipo B suelen ser un poco más estresantes, hay que levantarse relativamente temprano, para desayunar bien, dar una vuelta si está lindo el día, almorzar temprano alguna delicia tipo pasta en blanco, arroz en blanco, algo de ensalada, luego el hombre se reposa, a veces me acepta alguna torta de manzanas casera y a las cuatro ya se va a la cancha. Yo voy más tarde para evitar peleas, apurones, y aparte, para no comerme allá dos horas antes de que empiece el partido.
Este fin de semana era de tipo A. Y así, como para sacudirnos la rutina, sucedieron dos eventos insólitos, dos hechos completamente inesperados.
El sábado, el señorito Little Walker dio cuatro o cinco pasitos solo, y no lo hizo una vez, sino tres!!! La primera, obviamente, como no había testigos, "no cuenta", me dijo el padre (mentira, de pura envidia que no lo vio él). Estábamos en el pasillo de casa, Pablo en la piecita de la computadora con la puerta cerrada -porque si no se vuelve loco el susodicho con el coso éste, el verdadero amor de su vida- y lo alcé del piso por enésima vez, pero en lugar de tomarlo de las manos, lo apoyé en mis rodillas, también porque venía cargando el fuentón con la ropa para colgar, cierto, qué mujer abnegada que soy! Cuando se vio así, libre, el mocito enfiló hacia la puerta corrediza de la habitación de su amada, donde vio la luz prendida, y arrancó!! Cuatro pasitos solo, yo gritando, "Pablo, Pablo, camina, abrí la puerta!". Y no, no llegó a tiempo para verlo. Sorry, si estás lento de reflejos no es culpa mía, ni suya, pobre ángel. Yo vi su primera vez! y vos noooo!!! ;)
El segundo evento insólito, quizá más que el primero, fue que ayer tuve mi primera fiaca dominguera desde que soy madre. Saben qué? Dormimos hasta las 12!!!!!! Obviamente, porque era domingo tipo A, porque si no, hubiera sido imposible. Como siempre, mi hijito tomó mamadera a las ocho y media (también a las cuatro y media, como casi siempre), pero, como su madre tenía mucho sueño, muuucho sueño acumulado, se lo llevó a la cama, a ver si prolongaba un poco la fiaca... y sí... se produjo el milagro, no sé cómo, me encontré a las 11.30 con él a mi lado durmiendo como un angelito. Y ahí me quedé, otra media hora, gozando esa merecida, aunque ficticia y efímera, sensación de "ah, qué libre soy".

13 comentarios:

mardevientos dijo...

Que lindo que te salio el relato!!...
Que gracioso el padre que dice que no vale porque NO LO VIO!
Lo de dormir hasta las 12... increible!, pero alguna vez te tenia que tocar no??...
Yo con me quejo con la piccola, ella duerme y duerme, tanto como nosotros!, pero nunca hasta las 12!. Que le pusiste en la leche al Little walker?

Marian dijo...

que lindo dormir tanto! Jamas de los jamases en estos ultimos 2 años he dormido hasta las 12... ni siquiera he pasado las 8am!!! que garron! Algun dia me vengare... espero.

Felicitaciones al caminante!

hanniani dijo...

Que suerte que viste sus primeros pasitos!!!
Te felicito por ese super descanso...que se repita!!!

Betty dijo...

me encanto lo del tipo A y B !!

los primeros pasos son inovidables, verdad? yo recuerdo los del mayor que ahora tiene 25!!! jajaja

me alegra que hayas podido dormir hasta tan tarde!!

un beso

quehagoaqui dijo...

Que lindo para ustedes verlos caminar...bueno para ti jaja,ya que le padre no pudo verlo.

Que rico poder dormir asi, me imagino para ti fantastico! ya que con bebes es imposible, segun lo que me cuentan. YO aun duermo como angel :)

besos

c. dijo...

que lindo cuando podes disfrutar de dormir con el gordo.
y el padre que paso ahi? en serio falto de reflejos eh! menos mal que hace deporte juaaaaa

madre histérica dijo...

ohhh dormir hasta las doce! qué placer!!! y además con tan tierna compañia!!!

tia elsa dijo...

Que lindos milagros, ver dar los primeros pasitos que emoción! y poder dormir que placer!!! Lindo post de las cosas sencilas pero maravillosas de la vida, besitos tía Elsa.

Malen dijo...

Ay qué lindo disfrutar de las dos cosas, los primeros pasos y dormir hasta las doce. Yo tampoco he vuelto a dormir hasta esa hora, asi que me alegro por vos. Y qué linda sensacion dormir con ellos, no? Te mando un besote

Maria Andrea dijo...

Que' suerte! (esta vez) Yo a mas tardar los domingos me levanto a las 8 y media. Mi marido sigue en la cama, claro, soy yo la que tiene que acudir a los niños jejeje.
Justo este domingo èl tiene torneo de volley toooodo el dia y ya me estoy preocupando......Baci

Andre dijo...

Me encantó el post! y estando con mami al lado como no va a hacer fiaquita él también! ahora la proxima andá con la cámara preparada para filmarlo!
:)

Valeria dijo...

Que lindas las cosas que contas de tu gordo y tu marido! Gracias por pasar por mi blog, sigo leyendo

Valeria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.